¿Cuáles son los síntomas de la diabetes tipo 1?

Las señales de advertencia de la nueva aparición la diabetes tipo 1 (T1D) suelen aparecer de repente y requieren atención inmediata.

Sin insulina, tu cuerpo no puede convertir los carbohidratos que comes en energía. Como tus células no pueden obtener energía de los alimentos, tu cerebro envía señales de hambre. El aumento del apetito es más frecuente en niños con DT1 no diagnosticada.

La poliuria consiste en orinar con frecuencia -y a menudo en grandes cantidades-. Cuando tu nivel de glucosa en sangre es superior a 180 mg/dL, tus riñones trabajan para filtrarla de tu organismo. Esto requiere líquido para eliminarlo de tu organismo, lo que puede provocar una deshidratación extrema y un aumento de la sed.

La pérdida de peso inesperada suele ser un signo de que tu cuerpo no puede obtener la energía adecuada de los carbohidratos de los alimentos que comes y está descomponiendo la grasa para obtener energía.

Un nivel elevado de glucosa en sangre puede causar una acumulación de cetonas, lo que provoca un exceso de ácido en la sangre. El organismo intenta eliminar el dióxido de carbono, un ácido, del cuerpo aumentando la respiración. La respiración agitada o dificultosa se produce cuando las cetonas se acumulan hasta niveles peligrosos en la sangre y es un signo de que se requiere atención urgente.

La sed extrema se debe a la micción frecuente, ya que los riñones intentan filtrar el azúcar del torrente sanguíneo.

El aliento con olor a fruta es un signo de acumulación de cetonas en la sangre.

Uno de los síntomas más comunes de la DT1 es la fatiga. Estar constantemente cansado puede ser un signo de que el cuerpo tiene problemas para convertir el azúcar del torrente sanguíneo en energía.

Si tu cuerpo está deshidratado, aunque sea durante un breve período de tiempo, puede producirse sequedad de boca y picores en la piel.

El exceso de glucosa en el organismo puede alojarse en el cristalino del ojo, lo que a veces provoca visión borrosa.

Cetoacidosis diabética (CAD)

La cetoacidosis diabética, o CAD, es una urgencia médica y debe tratarse inmediatamente.

Ocurre cuando tus células no pueden obtener combustible del azúcar de la sangre y descomponen la grasa en su lugar. Esto crea cetonas, que son ácidos producidos en el hígado y liberados en la sangre cuando el cuerpo descompone la grasa para obtener energía. Cuando las cetonas se acumulan, se produce demasiado ácido en la sangre (acidosis).

El riesgo de cetonas y CAD es mayor durante la condición y cuando se omiten las dosis de insulina o se ocluyen los puntos de infusión. La insulina es esencial para ayudar al cuerpo a eliminar las cetonas.

Es importante tener una forma de chequear las cetonas, ya sea utilizando tiras reactivas de orina o tiras reactivas de sangre con un dispositivo de comprobación de cetonas.

Signos de CAD:

  • Cetonas en la orina o en la sangre
  • Agotamiento o fatiga extremos
  • Náuseas, vómitos o dolor abdominal
  • Dificultad para respirar
  • Olor afrutado en el aliento
  • Confusión o dificultad para prestar atención
  • Pérdida del conocimiento

Más información sobre conceptos básicos de la DT1

Factores desencadenantes del inicio asociados a la DT1

Terapias para tratar la diabetes tipo 1

Tipos de insulina y métodos de administración